miércoles, 8 de julio de 2009

EL VALOR DE LA ACEPTACIÓN. Material de Trabajo en Orientación. 08 Julio 2009



El Valor de Aceptar la Aceptación


Existe un principio básico en teología que establece que la fe o la Escritura contienen la respuesta a los interrogantes más profundos del corazón humano. La fe dice relación a la vida, a mi vida. La fe es algo así como una radiografía de mi existencia humana. Me ayuda a vivir mejor, a ser más humano, a estar más integrado. La fe es descubrir que hay una única unidad: Dios es el fundamento más profundo de mí ser.

La Pregunta:
· Soy Apreciado, Valorado, Amado
· Soy Aceptado, Se sienten felices de que sea quien soy,
· Me Acepto yo, Aunque siempre sea necesario mejorar, nadie me obliga a ello. ¡No tengo por qué ser la persona que no soy!
· La aceptación libera todo lo que existe en mí.
· Sólo cuando soy amado en ese profundo sentido de la completa aceptación, puedo llegar a ser yo mismo.
· El amor, la aceptación de los demás, hace de mí la persona única que estoy destinada a ser.
· Cuando se aprecia a una persona por lo que hace, no se la considera única,
· Aceptar a alguien no implica negar sus defectos, enaltecerlos o tratar de justificarlos.
· Aceptación tampoco quiere decir que todo lo que esa persona haga sea magnífico y admirable.
· Sólo cuando acepto a una persona, puedo de verdad enfrentarme a sus defectos.
· Aceptación significa que nunca doy a una persona la sensación de que no cuenta.
· Se dice que los niños que padecen de raquitismo rasguñan la cal de las paredes. Las personas que no son aceptadas rasguñan aceptación de las paredes.
· ¿Y cuáles son los síntomas?
Presunción
Inflexibilidad
Complejo de inferioridad
Masturbación o cualquier otro goce superficial
El deseo de afirmarse a sí mismo
La Respuesta:
· Dios me acepta como soy, como yo soy, y no como debería ser. Afirmar esto último es proclamar un mensaje vacío.
· Dios sabe mi nombre (Is 49,16) Dios no puede mirar sus manos sin ver mi nombre.
· Dios me garantiza que puedo ser yo mismo.
· San Agustín dice: “Un amigo es aquel que sabe todo acerca de ti y, aun así, te acepta”.
· Una cosa es saber que soy aceptado, y otra muy distinta verificarlo.
· Es importante amar a Dios, pero es mucho más importante saber que Dios nos ama.
· Nuestro amor por Dios es secundario, lo primero es el amor de Dios por nosotros. (1 Jn 4,10)
· La fe básica es que yo me sé aceptado por Dios (1 Jn 4,16)
· La noche anterior a su muerte, Jesús oró al Padre (Jn 17,23.26)
· Los seres humanos estamos divididos en muchos aspectos: En el tiempo, el espacio, el amor.
· Dios no mide el amor.
· Nosotros sentimos amor, pero Dios es amor. Su amor no es una actividad. Es su ser completo.
· Tillich define la fe como “El valor de aceptar la Aceptación”
· ¿Por qué se necesita valor para aceptar la aceptación? Se necesita valor para creer en la aceptación de Dios.
· Existen muy pocas personas que sepan realmente aceptarse a sí mismas, que acepten la aceptación.
· La auto aceptación es un acto de fe. Si Dios me acepta, también yo debo aceptarme a mi mismo.
Yo no puedo ser más exigente que Dios, ¿no es verdad?

Del sacerdote Piet Van Breemen de su libro "Como pan que se parte".